viernes, 5 de abril de 2013


LA  PAZ  DE  FRANCISCO

   
         
   Hemos analizado el reciente mensaje “urbi et orbi” del papa Francisco dado a conocer el domingo de Pascua , en virtud que en él se expresan consideraciones de política internacional que comienzan a señalar los rumbos de su pontificado.
     En el breve mensaje menciona  una docena de veces la palabra “paz” , de manera que indagaremos qué significa “paz” en el lenguaje papal.
     Menciona expresamente a palestinos, israelíes, a Siria, a Irak, a Nigeria y a Malí, lugares todos ellos en los cuales hay guerras que desarrolla el fundamentalismo islámico contra el mundo moderno, y  ¿qué significa pedir la paz en esos lugares?  Ni más ni menos que favorecer las posiciones del mundo moderno, mantener el “statu quo”, desalentar todo ímpetu guerrero y heroico de los luchadores yihadistas, y reemplazar todo ello por una paz  femínea, llorosa y suplicante totalmente contraria al espíritu viril y guerrero de los que pelean en la vía de Dios..
     En su mensaje se preocupa por los rehenes en Nigeria pero nada dice de los presos en Guantánamo y de los aviones “drones” que el asesino Obama usa en varias guerras y que está dispuesto a utilizar en cualquier parte del mundo, incluso en el mismo territorio norteamericano y contra sus propios nacionales llegado el caso.
     Se preocupa por la “inestabilidad” en Malí pero nada dice que se prepara una intervención en Malí de varios países europeos para buscar la estabilidad deseada por Francisco. Así lo leemos en una noticia proveniente de Bruselas del 2-4-13 y que dice: “La misión europea para  formar y dar apoyo a las fuerzas del ejército de Malí  ha arrancado este martes. Tal y como estaba previsto, con el objetivo de contribuir a la ESTABILIZACIÓN del país”.
     Francisco hace referencia a la “amada Siria” y deseándole la paz cuando esto indudablemente favorecería al tirano laico Assad cuyos días están contados, situación que preocupa mucho a Occidente.
     Esta constante referencia a la paz no es solo patrimonio de Francisco sino de todo el mundo moderno y corresponde a su avanzado estado de feminización, a la naturaleza de la mujer y a la constante pérdida en el mundo moderno de los valores viriles, heroicos y guerreros. Por eso y conforme a una filosofía extremo-oriental, el yang, principio masculino se encuentra en retirada frente al yin principio femenino.
     El mundo moderno representa el yin, el espíritu tradicional es el yang. De esa manera los que están por la guerra santa son combatidos por el principio femíneo. La paz a “outrance” contra una virilidad espiritual.
San Carlos de Bariloche, 3 de abril del 2013.
JULIÁN  RAMIREZ